LAS VENTAJAS DE HABLAR OTRO IDIOMA.

Comentarios

Andrés Borbón dijo…
Malvado pececillo. Qué buen susto le sacó al gato, y de la que se salvó. Conocí a una persona que dejó la ventana abierta y entró un gato. No le dejó ni un pececito vivo.
Rous dijo…
ajajajja Pobre gatito pero bien merecido se lo tenia :D Yo por eso no como comida Japonesa jejejeje
Jorge dijo…
ME ENCANTÓ!!!

Entradas más populares de este blog

ADIVINANZA DIFICIL.

EL GRITO DE INDEPENDENCIA.

CARTA A MI HERMANO.