Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2007

CAMBIOS.

Después de 7 años de noviazgo mi hermano pequeño "el chango" (apodado así por sus amigos desde la secundaria) va a casarse con su novia (a quien en un derroche de ingenio el llama "cascarita").
Y bueno, podrán pensar ¿y a esta que le afecta el que su hermano se case?. Pues según yo creía, en nada; sí, me da gusto que "el chango" empiece una nueva etapa en su vida y sí, pienso que el y "cascarita" hacen buena pareja; y hasta ahí debería llegar la cosa.............. Pero la cuestión no es tan sencilla.
No voy a escribir sobre la pedida de mano, solo baste mencionar que mi pobre madre tuvo que decir 3 discursos diferentes puesto que su futuro consuegro "graciosamente" negó la solicitud en los 2 primeros.
No, faltan 3 meses para EL EVENTO (entiendase boda) y quiero hablar de las cosas que he aprendido.
1.- CUANDO SE PLANEA UNA BODA SOLO CUENTA LA NOVIA Y SU FAMILIA.
Si, te pueden pedir "pequeños" favores como obtener presupuestos de …

turtita

Imagen

SOLO UNA HERMANA.

-Yo: Hola, buenos días....
- M: No se que tienen de buenos.
- Yo: Pues que hoy es tu cump....
- M: !Callate!, no te atrevas a felicitarme.
- Yo: Pero....
- M: !Claro!, como tu todavía no los cumples no entiendes nada.
- Yo: !Vamos!, que no tiene nada de malo cumplir 40, mira que....
SARTA DE GROSERIAS; CHILLIDOS DE ANIMAL CAMINO AL MATADERO....
M. SE ALEJA ECHANDO CHISPAS Y DE UN GENIO DE LOS MIL DEMONIOS.
- Yo: !Oye!, ¿Esto significa que no quieres tu regalo?.

GRAN PROPINA.

Hoy leí en el periódico la siguiente noticia: "Una mesera de 20 años, JessicaOsborne, recibió una propina de 10 mil dólares de una familia que regularmente comía en el restaurante PizzaHut donde ella trabajaba. Cada vez que los atendía charlaban y así les contó que había tenido que dejar la universidad 2 veces por falta de dinero. Un día la familia fue al restaurante para despedirse pues se mudarian de ciudad, antes de retirarse le entregaron un cheque que contenía 10 mil dólares de un fondo educacional." Me encantó comprobar, una vez más, que existen personas buenas y desinteresadas en este mundo.