LAS OTRAS.

La verdad no se como funcione en otros países, pero creo firmemente que en México, la base de una casa bien avenida y que se respete es tener una "alegría del hogar".

Me explico: la "alegría del hogar" es una persona que nos ayuda a realizar los quehaceres hogareños, una persona que conoce bien a la familia y que tras trabajar varios años con ella llega a formar parte de la misma. Esta persona conoce los gustos de cada integrante de la casa, los mima y les hace más llevadera la vida.

En mi casa la "alegría del hogar" se llama Sara.

Doña Sara tiene trabajando con nosotros cosa de 15 años; yo calculo que tiene unos 70 años de edad, pero a ciencia cierta no lo se porque ella nunca a querido decirnos su edad ni el día de su cumpleaños. (Nosotros, tras concenso, hemos decidido celebrarselo el 14 de febrero).

El hecho es que así como todos los integrantes de mi familia tenemos ciertas peculiaridades, Doña Sarita no se queda atrás. Cosa cien por ciento lógica ya que de tratarse de una persona "normal" no habría podido adaptarse a nosotros.

De entrada Doña Sara no sabe leer ni escribir, nunca lo aprendió a hacer de niña y cuando llegó a la casa y tratamos de enseñarla, se negó enfáticamente.

Por lo tanto nuestra "alegría del hogar" no toma recados telefónicos ni recibe documentos.

Aunque ella lo niega, temo informarles que Doña Sara también se está quedando sorda... Por lo que para poder hablar con ella es necesario repetirle varias veces las cosas.

Así que hablar con ella por teléfono resulta toda una odisea.

Aunque no puedo quejarme, Doña Sara a decidido que soy una completa nulidad para las tareas hogareñas; dice que no se tender bien mi cama... por lo cual diariamente la destiende y la vuelve a hacer; dice que no se cocinar bien... así que cuando llego de la oficina siempre encuentro que ya me a preparado la comida que debo llevar al trabajo al día siguiente; jura que no se lavar la ropa... así que aunque yo la lave, ella vuelve a hacerlo.

Confieso que este asunto no me molesta en absoluto.... cosa contraria a mi hermana, ya que Doña Sara a decidido que ella sí sabe hacer estas cosas a la perfección y por tanto no se las hace. :)

Otra peculiaridad de la querida Sara es que, cuando algo sale mal, esta sucio o simplemente no aparece, le agrada hecharle la culpa a "las otras".

Tras escuchar varias veces esto de "las otras" le pregunté un día quienes eran esas extrañas personas, a lo que me respondió "pues las otras que trabajaban aquí".

Tomando en cuenta que Sara, como ya dije, tiene con nosotros cosa de 15 años; bueno supongo que "las otras" son simplemente ánimas en pena que vagan por la casa produciendo
desperfectos a fin de molestarnos a todos.

A mi me da algo de repelus tocar este tema, pero mi madre se a vuelto una experta al respecto.

Madre de mujer aburrida: Sarita, mira que sucia está la parte de arriba de la campana de la cocina.
Doña Sara: Claro, si las otras nunca lo limpiaban.
Madre de mujer aburrida: Tienes razón, que desconsideradas eran... que te parece si tu y yo lo limpiamos ahora.
Doña Sara: Bueno.

Madre de mujer aburrida: ¡Que barbaridad Sarita!, mira cuantos platos y vasos despostillados tenemos.
Doña Sara: Es que las otras nunca se fijaban al lavarlos.
Madre de mujer aburrida: Tienes razón, creo que vamos a tener que comprar algunos.
Doña Sara: Si, pero ya no hay que dejar que las otras los toquen.

Bueno, pues esto de "las otras" nunca me había afectado realmente, hasta ayer en la noche.

Me preparé para dormirme, busqué el despertador para programarlo y.... ¡ande vete!; no estaba el despertador.

Extrañada busque en el suelo y debajo de la cama, pues pensé que tal vez se había caído; pero no, nada de despertador por ningún lado.... Así que programe mi celular para poder despertarme a tiempo.

Hoy llame a casa y tras varios gritos (por eso de que no me oye) pude al fin preguntarle a Doña Sara si sabia donde podría estar mi despertador.
- No.- Fue su respuesta.- Seguramente "las otras" lo movieron de lugar.

..........

Quiero por tanto abusar de su amabilidad y pedirle a cualquiera que lea esto que si, por casualidad, llega a toparse con "las otras", por favor les pregunten a donde han dejado mi despertador.

¿Saben?; La "alegría del hogar" y yo estamos preocupadas. :)

Comentarios

SithWolf dijo…
Pueees no. Las que tengo en casa me dicen que no saben nada, de hecho dicen que "serán otras otras".

Desde luego tiene que dar yuyu, yo lo tendría al menos. Saber que "otras" están pululando por la casa, esperando el menor descuido para tocarte las narices.

Es como cuando en South Park matan a Kenny. "Dios mio, han matado a Kenny!" -"y quien ha sido?"

"ellos, los hijosdeputa!"

Dale un beso de mi parte a Sarita.

SithWolf
Luis dijo…
Es cuando menos inquietante el tema de "las otras", especialmente si has visto la película de Amenabar!!!
A propósito de cómo es en España. En España es muy caro y raro tener "alegrias de la casa".
Un abrazo!
Otratazadecafe dijo…
Jajaja, genial este post!
Mi madre tiene algo en común con tu Sarita, y es que según ella no soy capaz de hacer nada bien.
Si hago la cama, después de un rato vuelvo sobre mis pasos y me la encuentro haciendo de nuevo la cama! Al principio daba rabia, ahora ya me he acostumbrado a ser la inútil de la situación.

Lo de las otras sin duda es inquietante... en casa tenemos una alegría de la casa que viene sólo los martes, es búlgara y no dice nada de las otras, y eso que antes de ella sí que hubo, jejeje

A lo mejor Sarita es como el niño del Sexto Sentido... :-P
- YOGUR - dijo…
Jajajajajajajajajajajaja
jajajajajajajajajajajaja
jajajajajajajajajajajajajajajaja...

XD

¡Viva Doña Sara!

Eres genial Gaby. Me he reído un montón :D
BBoop dijo…
Yo nunca he tenido una Sarita..

Jajaja Yo estaría entre preocupada y asustada.
¿Y si las "otras" vienen en la noche y te jalan los pies?

Ya está senil la pobre. :P
gaby dijo…
Sithwolf: Ya habia olvidado a "los hijosdeputas"... genial episodio. Gracias por preguntarle a tus otras sobre mis otras. ;)

Luis: Como sufrí con esa película. Te mando un abrazo a ti también.

Otra taza: Yo he decidido que puedo navegar por la vida con la bandera de inutil... ¡facilita tanto las cosas!. ;)

Yogur: ¡Que amable hombre eres!.

Bboop: No, mi Sara no es senil... simplemente es especial. :)
Mujeres dijo…
Nosotros también tuvimos una sarita en casa durante casi veinte años. El año pasado murió y cada día la echamos en falta.

Ya no tenemos a nadie que nos enseñe cómo es la auténtica cocina, ni cómo hacer bien todo lo que hacemos.

Me ha encantado tu post.
Y Bienvenida a nuestro blog

Besos
gaby dijo…
Gracias por su visita mujeres, nos veremos pronto. ;)

Entradas más populares de este blog

ADIVINANZA DIFICIL.

EL GRITO DE INDEPENDENCIA.

CARTA A MI HERMANO.